Lineker: el goleador más deportivo
Buenas noches, hoy es martes, 18 de enero de 2022

Lineker: el goleador más deportivo

Gran delantero centro, goleador, bota de oro del Mundial de México 86 y uno de los mejores jugadores de su tiempo; Gary Lineker es recordado con cariño por los aficionados por su juego, pero también por su carácter extrovertido y su deportividad. En su carrera nunca vio ninguna tarjeta amarilla o roja.

16 mar 2014


 

Juan Castelblanque

“El fútbol es un juego simple: 22 hombres corren detrás de un balón durante 90 minutos y, al final, los alemanes siempre ganan”, ésta es una de las más famosas frases de la historia del fútbol. Fue pronunciada por Gary Lineker tras caer la selección inglesa en las semifinales del Mundial del Italia 90 ante los germanos en la tanda de penaltis.

 

Lineker fue uno de los mejores delanteros centro europeos en la década de los 80. Tal vez su mejor momento lo alcanzó en 1986, cuando recibió el Balón de Plata que otorga la revista France Football y fue el máximo goleador del Mundial de ese año con seis tantos. Un torneo en el que Inglaterra cayó eliminada ante la Argentina de Maradona en el partido de ‘la mano de dios’ y el mejor gol de todos los tiempos.

 

Gary Lineker comenzó ha destacar en el Leicester City Football Club, equipo de su ciudad natal y con el que debutó en la primera división británica a los 19 años de edad. En dos temporadas marcó 50 goles, que le valieron su traspaso al Everton, donde sólo jugó un campaña perforando las redes en 39 ocasiones y ganando la Supercopa inglesa al Manchester United. Fue entonces cuando llegó el Mundial de México ya mencionado. Un escaparate en el que este inglés se dio a conocer a todo aquel que todavía no supiera de él y que le abrió las puertas de un Fútbol Club Barcelona entrenado por su compatriota Terry Venables. Los registros goleadores del Lineker en esta nueva etapa siendo buenos no igualaron a los de los años anteriores. Marcó 20 y 16 goles en liga en sus dos primeras temporadas, pero entonces llegó al banquillo culé Johan Cruyff, con el que bajaron  sus marcas, ya que el holandés lo alineó como extremo izquierdo.

 

En su etapa barcelonista conquistó una Copa del Rey  y una Recopa de Europa y se ganó el cariño de los aficionados, pero en 1989, y ante la pérdida de protagonismo, ya era hora de regresar a las Islas, algo que hizo enrolándose en las filas del Tottenham Hotspur, donde estuvo tres temporadas antes de aceptar una multimillonaria oferta del Nagoya Grampus Eight, equipo de la liga japonesa en el que Gary Lineker colgó las botas en 1994. Con su adiós se marchó un gran goleador querido por los aficionados por su juego, pero también por su carácter extrovertido y su deportividad. No en vano este inglés es uno de los pocos jugadores que puede presumir de no haber visto nunca ninguna tarjeta amarilla o roja.

 

Temas relacionados:

lineker

fútbol mundial méxico 86

liecester

evertos

fc barcelona

terry venables

johan cruyff

totthenham

nagoya grampus eight

deportividad

leyenda fútbol

goleador

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 

Newsletter

Suscríbete a nuestros boletines