1916, el origen de una rivalidad
Buenas noches, hoy es martes, 18 de enero de 2022

1916, el origen de una rivalidad

Al Barcelona y Real Madrid les une una rivalidad centenaria en cuyo origen se encuentra la figura de un árbitro. Los dos equipos se enfrentaron en la Copa del Rey de 1916, en la que fue eliminatoria histórica, que necesitó de cuatro partidos para decidirse.

18 ene 2014


 

J.C.

En la historia del deporte es difícil encontrar rivalidades de tal magnitud como la que enfrenta al Barcelona con el Real Madrid. Dos equipos que desde hace más de un siglo mantienen una intensa pugna, que en ocasiones trasciende lo deportivo, y en cuyo origen jugó un papel importante un árbitro. Tónica que no ha dejado de repetirse desde entonces.

 

Nos encontramos en 1916, cuando los dos equipos se enfrentan por segunda vez en un partido oficial. El primero había tenido lugar 14 años antes en una embrionaria Copa del Rey. Ahora los dos conjuntos se vuelven a ver las caras en las semifinales de la misma competición, que los blancos ya habían conquistado en cuatro ocasiones y los culés en tres. En el primer choque, disputado el 26 de marzo en Barcelona, los catalanes vencieron por 2 goles a 1, mientras que en la vuelta los merengues ganaron por 4 goles a 1 con un hat trick de su entonces delantero Santiago Bernabeu. El Barcelona tuvo que comenzar el encuentro con 9 jugadores al retrasarse el tren que trasladaba a Santi Massana y Viñals, dos de los titulares. Como entonces todavía las eliminatorias no se decidían por la diferencia de goles hubo que disputar un encuentro de desempate, que fue arbitrado por José Ángel Berraondo, quien había militado en los dos equipos. Al descanso el marcador reflejaba un 2 a 2 y al finalizar los 90 minutos reglamentarios era de 4 a 4. La prórroga deparó otros cuatro goles, repartidos a partes iguales, por lo que el resultado final fue un memorable 6 a 6. El Barcelona se quejó de la actuación del colegiado, que pitó tres penaltis a favor del Madrid, aunque sólo uno acabó en las redes de la portería.

 

5 horas de juego y 20 goles no habían decidido nada, por lo que los dos equipos debieron prepararse para un nuevo partido que volvió a dirigir Berraondo. Como si de una broma se tratará el encuentro volvió a acabar con empate, en este caso de 2 a 2, por lo que hubo que volver a ir a la prórroga. 30 minutos en la que se originó una enemistad ya centenaria, en la que blaugranas y blancos quedarían enfrentados para siempre. En el tiempo de descuento el madridista Sotero Aranguren marcó dos goles, el segundo de ellos a siete minutos del final. Los barcelonistas se negaron a terminar el partido indignados al considerar que el tanto había sido en fuera de juego, por lo que el Madrid pasó a una final que no consiguió ganar. El torneo se lo llevaría el Athletic de Bilbao, equipo dominante por entonces.

 

Fue una eliminatoria histórica, de una heroicidad y dramatismo pocas veces visto, que enemistó a dos equipos. Después llegaron otros muchos más lances que los fueron distanciando cada vez más. El primer título de liga disputado en 1929 fue un mano a mano entre merengues y culés,  4 años después Samitier se convertía en el primer jugador en cambiar de bando, en la década de los 50 llegó el caso Di Stefano y más recientemente todos recuerdan ‘el dedo en el ojo’ y los duelos entre Guardiola y Mourinho. Han sido casi 100 años de rivalidad que ha fortalecido a los dos conjuntos, cuya existencia y grandeza no se entendería sin la presencia del otro.

 

Temas relacionados:

fcb

fútbol club barcelona

real madrid

santiago bernabeu

santi massana

viñals

josé ángel berraondo

sotero aranguren

samitier

di stefano

guardiola

mourinho

merengues

culés

fútbol

rivalidad

Opiniones de este contenido

Esta web se reserva el derecho de suprimir, por cualquier razón y sin previo aviso, cualquier contenido generado en los espacios de participación en caso de que los mensajes incluyan insultos, mensajes racistas, sexistas... Tampoco se permitirán los ataques personales ni los comentarios que insistan en boicotear la labor informativa de la web, ni todos aquellos mensajes no relacionados con la noticia que se esté comentando. De no respetarse estas mínimas normas de participación este medio se verá obligado a prescindir de este foro, lamentándolo sinceramente por todos cuantos intervienen y hacen en todo momento un uso absolutamente cívico y respetuoso de la libertad de expresión.




 No hay opiniones. Sé el primero en escribir.


Escribe tu comentario
* Datos requeridos
Título *
Contenido *
Tu nombre *
Tu email *
Tu sitio web
 

Newsletter

Suscríbete a nuestros boletines